1997: Vol. 49-50

Notas y Comentarios

Alfonso Gómez- Lobo

Pág. 123- 125

Jostein Gaarder

Pág. 127- 128